El apoyo psicológico para los enfermos de cáncer es un gran valor añadido. Y es que, una de cada tres personas que padece esta enfermedad ha sufrido alguna alteración emocional en el transcurso de la misma.

Hace poco saltó la noticia de que 1 de cada 3 españoles sufrirá cáncer en su vida. Pues bien, aunque cada vez hay más posibilidades de cura y mejores tratamientos para una buena calidad de vida, no deja de ser un duro golpe que afecta a todas las esferas de la vida, desde el diagnóstico hasta el tratamiento.

Son frecuentes los procesos de ansiedad, estrés, depresión, miedo, inseguridad o falta de autoestima, sobre todo cuando vemos que nuestro cuerpo sufre cambios, como por ejemplo, la caída del pelo o la falta de un pecho.

Por todo eso, la atención psicológica se convierte en fundamental. Según afirma Carmen Yélamos, psico-oncóloga y directora de IMOncology FUNDACIÓN: “El profesional busca incentivar -tanto en el paciente como en los familiares- el uso de estrategias de afrontamiento adecuadas para facilitarles la adaptación a la enfermedad en todas sus fases, y con ello rebajar su angustia. El psico-oncólogo cuida del paciente, de su entorno familiar y del personal sanitario”. Porque no podemos olvidar que esta enfermedad no sólo afecta a quien la sufre, sino también a los familiares y amigos más directos.

Este profesional ayuda al paciente a superar los miedos provocados por el cáncer y a afrontar la situación de la mejor manera posible, así como orientarle durante todo el proceso. La doctora Yélanos nos dice que: “La información y ayuda que ofrecemos los profesionales puede marcar una diferencia en el proceso de tratamiento. La intervención psicológica puede ayudar a mejorar la calidad de vida del paciente, favorece el desarrollo de conductas y habilidades que le resultan beneficiosas, como aprender la manera de afrontar situaciones difíciles, el manejo de emociones y pensamientos que resultan desagradables y a modificar los factores del ambiente que contribuyan a agudizar los problemas anteriores”.

Es bueno que, tanto el paciente con cáncer como los familiares y amigos, se den cuenta que estos profesionales, los psico-oncólogos, son importantes a la hora de pasar este duro trámite y que, de igual modo, puede hacer muchas cosas por nosotros.

Si tienes algún familiar en esta situación, recomiéndale que pida ayuda cuando ve todo de forma negativa, está triste o sin ánimo de poder superarlo, ha vivido situaciones traumáticas o notes cualquier otra señal de alarma.

Ahora que sabes que el apoyo psicológico para los enfermos de cáncer es fundamental, ¿por qué no acudir a él en el caso de que fuera preciso?

También te puede interesar: La vacuna universal contra el cáncer, un poco más cerca